Extremos

Sequía, también en la otra punta de América

Una sección del lago Oroville en California es visto casi seca el 19 de agosto de 2014 en Oroville, California.  El calentamiento global se intensificará las sequías de América del Norte más allá.

El gobernador de California, Jerry Brown, aprobó al inicio de abril, por primera vez en la historia del Estado, restricciones de agua obligatorias. En una visita a la zona del lago Tahoe, en el norte, Brown comprobó en persona lo que los expertos venían anunciando desde hacía semanas: las reservas de nieve que ha dejado el invierno son mucho menores de lo esperado.

California depende de esas reservas de nieve para alimentar los acuíferos que llevan el agua a la agricultura del valle central y las ciudades de la costa. Las restricciones llegan cuando el Estado más rico y más poblado de EE UU ha entrado oficialmente en su cuarto año de sequía.

El gobernador ordenó  reducir un 25% el consumo de agua antes de 2016. Brown ya había declarado el Estado de emergencia en enero de 2014, con un objetivo general de reducción del consumo del un 20%.

Fuente: agencias.

California soporta la peor sequía en más de 1.200 años, agravada por temperaturas récord (foto: Lago Oroville, 2014). Ahora, un nuevo estudio dirigido por Benjamin Cook en la NASA analizó cómo afectará un mundo más caluroso la intensidad de la sequía en América del Norte y concluyó que las cosas sólo pueden empeorar.

El calentamiento global intensifica la sequía de varias maneras: incrementa la evaporación del suelo y embalses, y aumenta la demanda de agua.

También provoca más precipitaciones en forma de lluvia y menos en forma de nieve, lo cual es problemático para las regiones como California, que dependen de la fusión de hielo para volver a llenar sus embalses a lo largo del año.

Además, hace que la capa de nieve se derrita más temprano en el año. El récord de calor en 2014 ha intensificado la actual sequía de California alrededor de 36%  y el planeta seguirá calentándose.

El estudio revela que la intensidad de la sequía aumentará, pero podría ser manejable si seguimos un camino que implica frenar el calentamiento global mediante la reducción de la contaminación de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.

Sin embargo, varias décadas de mega-sequías en América del Norte podrían tener efectos mucho peores que los experimentados durante la época medieval, que condujo a la disminución de las poblaciones nativas.

Texto original completo aquí

Tags: , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer