Historias

Su país se hunde y le niegan asilo

HISTORIAS KIRIBATI ASILO INMIGRANTE 4

Un juez de Nueva Zelanda negó el derecho de asilo a un ciudadano de la República de Kiribati (atolón del Pacífico) y a su familia como primeros “refugiados climáticos” reconocidos por un Estado.

Ioane Teitiota, inmigrante desde 2007 en Nueva Zelanda y padre allí de tres hijos,  había argumentado de que el calentamiento global le había quitado la posibilidad de retornar a su país de origen, donde el aumento del nivel del océano recortarían su capacidad de sobrevivencia.

Sin embargo, al confirmar el vencimiento del visado de trabajo de Teitiota y su obligación de regresar a Kiribati, el juez neocelandés John Priestley negó que el inmigrante fuera víctima de una violación constante y sistemática de sus derechos humanos básicos, como el derecho a la vida, a comer, vestirse y poseer una vivienda.

El ciudadano kiribatí había presentado un recurso legal ante el Tribunal Superior neocelandés solicitando refugio al Gobierno para evitar su deportación a Kiribati, una isla al noroeste de Australia considerada el atolón más grande del mundo.

El inmigrante alegaba los efectos de la pérdida de terrenos, la salinización y la mala calidad del agua de Kiribati como elementos eventualmente perjudiciales para la salud de sus tres hijos si los lleva al atolón, y reivindicó el acceso al líquido vital como un derecho fundamental del hombre.

“Teitiota ha sido perseguido de forma pasiva por las circunstancias en las que vive y el Gobierno de Kiribati no tiene el poder de mejorarlas”, sostenía el abogado de Teitiota, Michael Kidd.

HISTORIAS KIRIBATI ASILO INMIGRANTE 2

Los tribunales de Inmigración habían asegurado que la petición del ciudadano era creíble, aunque advirtieron que los solicitantes y beneficiarios no cumplían estrictamente con los puntos establecidos en la Convención para los Refugiados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“La Convención para los Refugiados, que entró en vigor a finales de la Segunda Guerra Mundial, necesita ser cambiada para incorporar a la gente que huye de las catástrofes climáticas. Lo que pasará en Kiribati en los próximos 30 años es una catástrofe”, reclamó la asesoría legal del ciudadano.

Fuente: agencias

CC ISLAS DEL PACÍFICO MAPA 

Hay gentes en el Pacífico que reciben cada Año Nuevo antes que nadie. Serán también los primeros en mudar sus minúsculos países… a otros países. Son protagonistas de un drama en cámara lenta. Los cuatro escenarios de cambio climático planteados en el último informe de los científicos del IPCC, en septiembre de 2013, confirman un irreversible aumento del nivel de los océanos hasta 2100.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, abrió el último Foro de las Islas del Pacífico alarmado por el impacto del cambio climático que está sumergiendo a esas naciones insulares. Pero lo hizo por videoconferencia, ocupado como estaba en decidir si EE.UU. interviene militarmente en Siria.

Mientras tanto, a las víctimas de esa guerra, se suman a diario otras menos visibles: los refugiados climáticos. El calentamiento global sube los océanos y, como las guerras, borra estados enteros.

Más aquí

Kiribati, al noreste de Australia, cada año es el primer país del planeta en celebrar el Año Nuevo. Es también el primero en que sus habitantes obtuvieron el estatus de refugiados climáticos de la ONU: la nación -compuesta por 33 atolones y una isla volcánica- está siendo literalmente tragada por el agua, ante el incremento del nivel del mar, producto del cambio climático.

Por ello, en una inédita medida, el gobierno negocia la compra de unos 20 kilómetros cuadrados de su vecina Fiji para albergar a su población, ante la temida desaparición de su territorio.

El ejecutivo busca alojar a los poco más de 100.000 kiribatianos en la isla Viti Levu, la más grande del archipiélago de Fiji, en caso de que los fatídicos pronósticos de los expertos climáticos se cumplan.

“Todavía es pronto para saber si las negociaciones conducirán a un acuerdo sobre la adquisición de ese terreno, cuyo valor estimado es de unos 10 millones de dólares”, dijo Filimoni Kau, secretario de Tierras y Recursos Minerales de la nación insular.

Pero el tema es prioridad nacional. “Nuestra gente tendrá que ser reasentada cuando las mareas hayan alcanzado nuestros hogares y poblaciones”, anunció en un discurso la semana pasada el Presidente de Kiribati, Anote Tong, una alocución dirigida a todo el país y emitida a través de la radio y la televisión pública.

Los efectos del cambio climático ya se perciben en la isla. Varias decenas de personas que vivían en aldeas construidas en islotes de Kiribati ya emigraron para prevenir el potencial hundimiento de sus asentamientos, quienes hoy viven con estatus de refugiados climáticos.

En caso de que el acuerdo bilateral con Fiji fructifique, el gobierno de Kiribati planea hacer un traslado paulatino de su población. “Necesitaremos encontrar empleos, no como refugiados, sino como inmigrantes con habilidades que ofrecer, gente que tiene un lugar en la comunidad, personas que no sean vistas como ciudadanos de segunda clase”, declaró Tong en su discurso.

Texto completo aquí

 

Tags: , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer