Cambio Climático

Las tortugas de Galápagos sufren El Niño

Una iguana en la Playa de los Perros de la isla Santa Cruz de las Galápagos el 16 de julio de 2015

El fenómeno de El Niño regresó y a primera vista parece un juego de playa: las iguanas marinas de Galápagos, uno de los archipiélagos más expuestos al calentamiento global, corretean con los científicos y se dejan medir y pesar antes de volver a la arena (foto AFP).

Pero para Eduardo Espinoza, director de investigaciones marinas del Parque Nacional Galápagos (PNG), a mil kilómetros de la costa de Ecuador, se trata de una tarea muy seria que permite vigilar los cambios en especies amenazadas por El Niño.

Este evento natural, que aumenta la temperatura en el océano Pacífico, genera fuertes lluvias y debilita los vientos, no tiene ciclos establecidos.

La semana pasada, Espinoza regresó a playa de Los Perros, en la isla Santa Cruz, para ver cómo están las iguanas marinas negras de Galápagos, una especie única con aire prehistórico que vive hasta 60 años.

“Las iguanas marinas solo se alimentan de algas, cuando son chiquitas no bucean, comen (cerca de la playa) donde hay pastos de algas. En la época de El Niño estas algas pueden escasear y muchas empiezan a morir”, dijo Espinoza.

CIENCIA CC EL NIÑO MIMETEO

 

La basura de Japón en Galápagos

Entre 1997 y 1998, El Niño golpeó a Galápagos, Patrimonio Natural de la Humanidad, y dejó una huella destructora: el blanqueamiento de colonias de corales y la reducción dramática de pingüinos, cormoranes voladores, lobos marinos e iguanas marinas.

Entonces, los científicos notaron que las iguanas perdían peso y se encogían hasta cinco centímetros, señaló en su momento a la AFP Judith Denkinger, bióloga del Instituto de Ciencias del Mar de la privada Universidad San Francisco de Quito.

Los reptiles se recuperaron y, hacia 2001, ya eran 700.000 individuos. Un censo realizado en 2014 determinará próximamente cuántos suman en la actualidad.

Las especies de Galápagos son aptas para sobrevivir a anomalías climáticas -una característica conocida como resiliencia-, pero si estas variaciones ocurren con demasiada frecuencia e intensidad, los animales no logran recuperarse, es decir, retornar al equilibrio entre natalidad y mortalidad.

Texto original completo de AFP aquí

Tags: , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer