Extremos

Un huracán de invierno congela Estados Unidos

Un auténtico huracán de invierno, técnicamente conocido como ciclogénesis explosiva, está azotando el este de toda América del Norte en los primeros días de 2018 prolongando la ola de frío que comenzó alrededor de Navidad.

Según explican los meteorólogos, una severa caída de la presión atmosférica generó una tormenta invernal “explosiva” -mal llamada #ciclón bomba”- que está causando graves problemas.

Gran parte de la costa de esta parte del país está experimentando fuertes nevadas y vientos.

Incluso zonas de la Florida, en el sureste del país, recibieron sus primeros copos de nieve en casi 30 años.

El 5 de enero, los termómetros cumplieron 12 días marcando temperaturas gélidas récord en partes de Estados Unidos (de hasta -37 grados) .

De acuerdo con las predicciones del Servicio Nacional del Tiempo (NWS, por sus siglas en inglés), “la masa de aire ártico permanecerá sobre las dos terceras partes del este del país hasta el fin de semana. Se esperan temperaturas muy frías y peligrosos vientos fríos”.


Cerca de 60 millones de personas están en el camino que seguirá esta tormenta y se cree que cerca de 30 personas han muerto debido al clima severo.

Los estados de Nueva York, Nueva Jersey, Maryland y Virginia se han declarado en emergencia ante la llegada de las tormentas de nieve.

Ciudades como Nueva York, Filadelfia o Boston cerraron sus escuelas ante el peligro de que los alumnos y maestros sufran hipotermia.

Gigantescas olas con pedazos de hielo inundaron parte del puerto de Boston, que espera hasta 45 cm de nieve, y dejaron algunos barcos varados. La televisión mostró imágenes de conductores tratando de controlar sus autos con el agua a media puerta.

La ciclogénesis se produce cuando la presión central de un sistema de baja presión desciende al menos 24 milibares en un período de 24 horas y provoca como resultado que se desarrollen vientos violentos dentro del sistema.

Estos vientos de hasta 95 km/h, son lo suficientemente poderosos como para derribar árboles y causar daños estructurales.

Este fenómeno tiene lugar casi siempre en invierno, y ocurre por lo general sobre el mar, cerca de corrientes oceánicas cálidas como, por ejemplo, la corriente del Golfo.

Su violencia depende de la presión del aire: cuanto más baja, más poderosa será la tormenta.

Cuando una tormenta se intensifica rápidamente, todos los demás impactos lo hacen también. Es decir, además de traer vientos fuertes, el ciclón bomba trae también un aumento de las precipitaciones.

Como su alcance es mayor, puede incorporar más aire frío (del norte de Canadá), así como también más aire cálido desde el sur.

Fuente: agencias.

 

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer