Cambio Climático

¿Un nuevo mapa del Ártico?

ARTICO DESHIELO NEW YORKER

Un nuevo estudio usa mediciones satelitales diarias y un modelo de computadora para reconstruir los cambios históricos en la temporada de aguas abiertas del Ártico, las épocas libres de hielo de año y para pronosticar el futuro de intercambio (foto S. Ogel).

En 2050, predice el estudio, toda la costa del Ártico y la mayor parte del Océano Ártico experimentarán 60 días más de aguas abiertas que en 1850.

En 2100, en el supuesto de que la emisión de gases de efecto invernadero siga aumentando al ritmo actual, gran parte del Ártico experimentarán 150 días más de aguas abiertas que en 1850.

Algunos lugares que nunca vieron aguas abiertas en tiempos preindustriales estarán libre de hielo durante al menos la mitad del año.

El área del Estrecho de Victoria que frustró la histórica expedición del navegante John Franklin con el Erebus y el Terror, por ejemplo, estaba libre de hielo durante un promedio de 25 días al año en la época de Franklin. Ahora, promedia los 75. En 2025, predice el mismo estudio, superará los 100.

CIENCIA ARTICO DESHIELO SEGUN ESA

Hasta ahora la mayoría de los estudios alude a la disminución de la extensión de la capa de hielo marino del Ártico, pero ahora la publicación Nature Climate Change proporciona una imagen detallada de la evolución de las aguas abiertas.

Eso es particularmente útil para seres humanos y otras especies que se adaptan al calentamiento del Ártico. “Una morsa en Alaska, un oso polar en la bahía de Hudson, o el fitoplancton sobre la plataforma continental en el Ártico tal vez no se vean afectados en exceso”, explica Katherine Barnhart , el autor principal del estudio.

Pero “sí se verán afectados por el  cambio en el número de días que queden aguas abiertas”, que significan menos descanso y espacio para la cría de morsas, terrenos de caza más pequeños y peligrosos para osos polares y personas, y cambios dramáticos en las floraciones de fitoplancton que forman la base de la red alimentaria del Ártico.

También significa más calor del sol absorbido por el área libre de hielo y oscura del Océano Ártico que provoque un ciclo acelerado de calentamiento qie puede alterar la circulación oceánica y, a su vez, todo el clima global (varios estudios recientes sugieren que el rápido calentamiento del Ártico está afectando el comportamiento de la corriente en chorro (jet air) polar, el congelamiento de la Costa Este de Estados Unidos y calentando el Oeste).

“El agua es un tanque de calor enorme”, explica James White, director del Instituto de Investiación Ártico y Alpino de la Universidad de Colorado, en Boulder. “A medida que se abre al mar, será como poner una botella de agua caliente sobre la capa superior de la tierra”.

El cambio actual y esperado en el mar Ártico hielo ha provocado una oleada de interés internacional en nuevas rutas de navegación y embalses recientemente disponibles de petróleo, gas y minerales.

En octubre de 2015, por ejemplo, autoridades islandesas encargaron un estudio de viabilidad de un amplio nuevo puerto de aguas profundas en la costa noreste del país. Lawson Brigham, profesor de geografía y de política ártica de la Universidad Fairbanks de Alaska, y ex capitán de un rompehielos, advierte que todavía a finales de este siglo el Ártico presentará dificultad es para navegarlo.

El archipiélago de Canadá, donde Franklin se fue a pique, todavía estará repleto de estrechos para atravesar y las condiciones del hielo no serán lo suficientemente adecuadas como para competir con las rutas marítimas más templadas.

Texto original completo aquí

Tags: , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer